Galería

¡Salimos, aunque haga sol!

Radical Sport Codec es, como ya sabrás, una nueva actividad de Codec. Por “radical” entendemos toda actividad y deporte divertido que vaya más allá del clásico juego de balón…

Para este primer domingo de noviembre habíamos pensado el plan de la Laguna de los Pájaros. Como os habíamos anunciado, se trataba de “la mejor manera de descubrir el Parque de Peñalara con algún tramo de fuerte desnivel para los más radicales, y recorrer desde la Casa del Parque en Cotos toda la ruta RP4 hasta la Laguna de los Pájaros”.

Nunca imaginamos que esta salida tendría tantísimo encanto. Nos hicimos fuertes frente a la predicción meteorológica, que anunciaba unas lluvias que se han tornado en sol en Madrid. Llevar nuestro banderín del “RS” nos daba las fuerzas necesarias. La mañana de domingo nos ha premiado con el sol radiante con el que salimos desde Frómista 22 a primera hora.

Llegamos pronto al Puerto de Cotos, donde nos reunimos con todas las familias, sorprendidos al ver ¡¡las primeras nieves de este invierno!! Más de 30 centímetros de espesor y completa blancura.

La emoción contenida hasta entonces explotó en la primera parte del camino, donde una divertida batalla de bolas de nieve nos hizo entrar en calor. Acometimos la subida hacia la Laguna de los Pájaros y Peñalara con gran entusiasmo.

El paisaje era completamente alpino, con nieve a rebosar y los pinos cargados de blancura. El camino serpenteaba entre un precioso pinar blanco, y de poco en poco nos sorprendían témpanos de hielo o telas de araña heladas…

La primera parada la hicimos en la caseta del guarda, junto a un río casi helado, desde donde ascendimos hasta la Laguna de Peñalara por un camino indescriptible. Claramente tiraba de cada uno de nosotros la impresión de tan espectacular paisaje. Era imposible no quedar maravillado ante una vista tan incomparable.

Tras coronar en la Laguna, y dar por culminada la hazaña, aprovechamos para inmortalizar el momento, pues el lugar era increíble y nuestro banderín RS posaba para sus primeras fotos. Ni el frío ni el viento nos hacían tiritar. Podía muchísimo más la emoción de estar en un lugar tan inimaginable.

Banderín al viento, mochilas ajustadas, imparable conversación y decididos a comer a cubierto, nos lanzamos en carrera abierta al descenso. Los mayores iban disfrutando y charlando animadamente. Se les veía felices.

Logramos hacer el descenso en un periquete, y pudimos almorzar en un lugar sin igual: el “apeadero” del autobús. Nunca unas tejas, un muro y unos bancos fueron tan valorados. Ellos nos vieron degustar las viandas preparadas y bien conservadas. Fue fácil compartir entre todos, pues ya somos un equipo muy bien compenetrado. Ventajas de estos planes. Tras disfrutar de un agradable rato de improvisada tertulia, uno de Codec nos sorprendió con café caliente y leche condensada preparado in situ. Muy calentito, entraba de maravilla y ni nos enteramos del frío.

Ha sido una “excursión 10”, y tenemos que repetirla muy pronto para coronar Peñalara y Claveles. “Iremos aunque haga sol”…

Comentarios cerrados.